Pelosi visita Taiwán: actualizaciones en vivo

Video

Cargando reproductor de video
Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara, se reunió con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en una serie de reuniones de alto nivel. La Sra. Pelosi recibió un premio otorgado a aquellos que han hecho contribuciones sobresalientes a Taiwán.CréditoCrédito…Oficina Presidencial de Taiwán, vía Reuters

La líder de Taiwán, Tsai Ing-wen, debe su presidencia a su promesa de preservar la soberanía de la isla. Su reunión con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el miércoles, y la respuesta de Beijing a la visita, destacan la complejidad de esa tarea.

La reunión entre los dos líderes, que se transmitió en vivo en línea, parecía diseñada para maximizar la publicidad y reforzar la relación.

La Sra. Pelosi calificó a Taiwán como “una de las sociedades más libres del mundo”. Dijo que la delegación del Congreso había viajado a Taiwán “para dejar en claro de manera inequívoca que no abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán y que estamos orgullosos de nuestra amistad duradera”.

La Sra. Tsai llamó a la Sra. Pelosi “la amiga más devota de Taiwán”. Ella dijo que el orador había demostrado “apoyo a largo plazo para la participación internacional de Taiwán”, una referencia a las maniobras entre China y otros países para aislar a Taiwán de las instituciones internacionales.

En el evento, la Sra. Pelosi recibió un premio, la Orden de las Nubes Propicias, otorgada a los taiwaneses y extranjeros que han hecho contribuciones sobresalientes a Taiwán. Al recibir el premio, la Sra. Pelosi dijo, entre risas, que lo usaría en su oficina en Washington.

Taiwán, a donde se retiraron las fuerzas de Chiang Kai-shek después de la revolución comunista de 1949, nunca ha sido parte de la República Popular China. En estos días, tiene una identidad distinta que hace que cualquier unificación voluntaria con China parezca poco probable, incluso si Beijing lo trata como si se hubiera separado ilegítimamente de su gobierno.

La Sra. Tsai, la primera mujer en gobernar Taiwán, llegó al poder en 2016, después de ocho años en los que su predecesor presionó para estrechar las relaciones con China. La elección se centró en gran medida en cuestiones económicas, incluidas las preocupaciones sobre los crecientes lazos económicos con China continental.

En el primer mandato de la Sra. Tsai, uno de sus principales proyectos fue tratar de reactivar el ejército de la isla en un momento en que el Ejército Popular de Liberación de China estaba experimentando una gran mejora. Pero luchó por imponer una nueva visión estratégica al liderazgo militar de la isla.

Para 2019, su partido había perdido elecciones locales clave, lo que puso en peligro sus posibilidades de ganar un segundo mandato. El líder de China, Xi Jinping, le dio un regalo político ese año al advertir que Taiwán “debe estar y estará” unido a China, y que los esfuerzos de independencia allí podrían enfrentarse con la fuerza armada.

En respuesta, la Sra. Tsai se apartó de su habitual ambigüedad cautelosa y dijo que los comentarios del Sr. Xi eran “imposibles de aceptar” y pidió apoyo nacional e internacional para la independencia de facto de Taiwán.

Ganó la reelección en 2020, revirtiendo su suerte al presentarse como una defensora de la democracia y la soberanía de la isla, y aprovechando las preocupaciones locales sobre el creciente autoritarismo de China.

El perfil de la Sra. Tsai aumentó aún más después de las elecciones de 2020, reforzado en parte por el éxito inicial de Taiwán en la contención del coronavirus. Y continuó rechazando la condición que China había establecido para mejorar las relaciones: aceptar la opinión de Xi de que la isla es una parte inexorable de una gran nación china bajo el Partido Comunista.

La Sra. Tsai se mantuvo callada los días previos a la llegada de la Sra. Pelosi. Pero los asesores políticos cercanos a ella dijeron que agradecían las visitas de funcionarios estadounidenses, y su meticulosa planificación de la visita de Pelosi incluso le valió algunos aplausos de miembros del opositor Kuomintang.

“No hicieron una declaración al mundo exterior, tratando de no enemistarse con la otra parte, e hicieron todo lo posible para que la situación en el Estrecho de Taiwán no fuera demasiado tensa”, dijo Alexander Huang, jefe de asuntos internacionales del Kuomintang.

Amy Chang Chien y Juan Liu reportaje contribuido.

Leave a Comment