‘Me puse un casco en llamas para cantarla’… cómo El Mundo Loco de Arthur Brown hizo Fuego | Cultura

Arthur Brown, cantante, compositor

Siempre había amado las llamas. No sé si tiene algo que ver con mudarme a Londres al final de la guerra, cuando tenía tres años y el East End estaba en llamas. Si miras en el centro de un incendio, obtienes una quietud en ti mismo. Es como la meditación, y eso me inspiró.

Más tarde, cuando me mudé a Leeds, me gustaba pasear por las colinas y cantar, para sentir la energía. Había estado leyendo a poetas metafísicos como John Donne y un día escribí The Fire Poem. Después de formar The Crazy World of Arthur Brown, convertí el poema en la canción Fire con Vincent Crane, nuestro organista. Eventualmente terminó en un hospital de salud mental después de un mal viaje con ácido, pero antes de eso era una cornucopia de invención melódica coral sin fin. Simplemente le diría: “¡Esa cosa que acabas de tocar, esa es la única!”

Éramos chicos creativos en lo surrealista, folk, jazz y algo de música clásica. Drachen Theaker, el baterista, tocó un ritmo africano y Vince lo tocó como acordes en el órgano. En el edificio donde ensayamos, otros dos chicos [Mike Finesilver and Peter Ker] estaban ensayando con una cantante india, Elli. Tenían una canción que me gustaba mucho. [Baby, You’re a Long Way Behind], así que lo mezclamos con Fire para el riff de trompeta “Da da daaaa”. Están en los créditos de composición ahora.

Pete Townshend vino a vernos a [legendary psychedelic haunt] el club UFO y nos presentó a los gerentes de The Who, Kit Lambert y Chris Stamp. Hicimos una demostración en el estudio de Pete, con él tocando la guitarra. Entonces Kit y Chris nos contrataron para Track Records: Kit nos produjo. Ronnie madera [from the Rolling Stones] dice que tocó el bajo en Fire, pero creo que lo está confundiendo con la versión de sesión de John Peel, en la que sí tocó.

Usé un casco en llamas para cantarla, lo que resultó popular en los clubes, pero después de que la canción llegara al número 1 hubo muchos incidentes. Las llamas podían tener cuatro pies de altura: muchos palos quedaron con marcas de quemaduras en el techo. En un concierto, mi abrigo se incendió y yo estaba corriendo con un brazo ardiendo. La salud y la seguridad no eran gran cosa entonces.

Phill Brown, operador de cinta

Yo era un operador de cinta de 16 años en Olympic Studios en Londres, entrenando con Keith Grant, Glyn Johns y Eddie Kramer. Hicimos una cantidad fenomenal de sesiones increíbles: Traffic, Small Faces, Move, Jimi Hendrix. Estaba aprendiendo a hacer discos y tuve la suerte de ser el operador de cintas de Arthur.

Cuando estábamos instalando el equipo, entró una figura muy alta, vestida con túnicas. Nunca lo vi en jeans o una camiseta. Aparte del maquillaje, se veía igual que en el escenario. Antes de que empezáramos a grabar, él no estaba cantando exactamente pero hizo mucha gimnasia vocal para calentarse. Era todo un personaje, pero un tipo encantador, no egoísta pero que también intentaba traspasar los límites.

On Fire, hay un bombo al revés, que está bastante lejos de ser de 1968. Le dimos la vuelta a la cinta y tocamos el tambor, de modo que cuando lo girabas en la dirección correcta sonaba “pfft, pfft…”. No había sonido de plug-in. efectos en aquel entonces, así que si querías un sonido diferente, tenías que ir a algún lugar que no fuera el estudio. El efecto en el “Soy el dios del fuego del infierno y te traigo… ¡fuego!” La introducción es una mezcla de estas hermosas placas de eco EMT. [artificial reverb] y grabación en el baño, que daba un sonido tipo cámara.

Fire se hizo en un cuatro pistas, luego rebotó a otro cuatro pistas para dar más pistas para grabar. Vince tocó los pedales de bajo en su órgano. Kit Lambert, que era más consciente musicalmente que muchos de los gerentes en ese entonces, decidió que necesitaba algo más, por lo que se agregaron las partes de metales.

Trabajar en un disco número 1 a los 16 años fue una sensación fantástica. Lamentablemente, Arthur nunca vio regalías por ello, lo que solía ser el caso en ese entonces. Posteriormente pasé mucho tiempo trabajando con mis héroes. [as a producer] pero no tengo autógrafos y obviamente ninguno de nosotros tenía teléfonos móviles. Tengo una fotografía mía con Sly Stone. Hacéis un trabajo ya veces os hacéis compañeros. Es solo mucho más tarde que miras hacia atrás y piensas: “Qué semana fue esa”.

El nuevo álbum de Arthur Brown, Long Long Road, se lanza en Magnetic Eye Records el 24 de junio, su 80 cumpleaños. La banda tocará en Bush Hall, Londres, el 25 de junio. Detalles thegodofhellfire.com

Leave a Comment