La planta de energía nuclear más grande de Ucrania está “fuera de control”, advierte la ONU

La situación en la mayor central nuclear de Ucrania “está completamente fuera de control” y cada día es más peligrosa, advirtió el jefe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Rafael Grossi dijo que la comunicación “irregular” de las instalaciones de Zaporizhzhia y la incapacidad de su organización para visitar el sitio eran muy preocupantes.

“Lo que está en juego es extremadamente grave y extremadamente grave y peligroso”, dijo.

El OIEA no está seguro de si la planta, que ahora se encuentra en territorio controlado por Rusia pero está dirigida por personal ucraniano, está recibiendo todas las piezas que necesita para operar correctamente, ya que su suministro de equipos se ha visto afectado por la guerra.

“Se han violado todos los principios de la seguridad nuclear”, dijo Grossi sobre el sitio, y agregó que su organización necesita con urgencia verificar que el material nuclear de Zaporizhzhia esté protegido.

Hizo un llamado a Ucrania y Rusia para que permitan que los expertos lleguen a la planta para evaluar la situación lo antes posible.

La central vivía un “catálogo de cosas que nunca deberían estar pasando en ninguna instalación nuclear”, subrayó el director general del OIEA.

“Y es por eso que he estado insistiendo desde el primer día en que tenemos que poder ir allí para realizar esta evaluación de seguridad y protección, para hacer las reparaciones y ayudar como ya lo hicimos en Chernobyl”, dijo.

Grossi dijo que la presencia de la agencia “será un impedimento para cualquier acto de violencia contra esta planta de energía nuclear”.

“Así que suplico como funcionario internacional, como jefe de una organización internacional, suplico a ambas partes que permitan que esta misión continúe”.

Los temores sobre un desastre nuclear similar al accidente de 1986 en Chernobyl crecieron cuando Rusia capturó la planta poco después de que invadiera Ucrania el 24 de febrero.

Los informes sugirieron que los rusos dañaron un edificio administrativo mientras se apoderaban de las instalaciones. Los reactores no se vieron afectados por el ataque.

Grossi visitó Chernobyl el 27 de abril y tuiteó que el nivel de seguridad era “como una ‘luz roja’ parpadeando”.

Pero dijo que la OIEA estableció “una misión de asistencia” en Chernobyl en ese momento “que ha [been] muy, muy exitoso hasta ahora”.

Ahora aboga por una visita similar a Zaporizhzhia “para evitar que ocurra un accidente nuclear”, dijo Grossi.

Leave a Comment