‘Giant efervescentes cuerdas enredadas de sentimientos’: el LP posnatal de The Big Moon | Música

juliette Jackson está describiendo la canción que la hizo sentir humana otra vez. “Te hace sentir que no eres un maldito bicho raro”, dice. “Recibí mensajes de personas que lo entienden. Descubres que no eres la única persona que ha buscado en Google: ‘¿Puedes morir por falta de sueño?’”.

La canción en cuestión, Wide Eyes, lanzada en julio, fue el primer sencillo del tercer álbum de Big Moon. Donde los dos primeros discos de Jackson y sus compañeros de banda se burlaron de los hombres malos y las pruebas de la vida de los veinteañeros (Jackson una vez describió su estética como “tratando de seducir pero pisando caca de perro”), el sencillo los encontró en su estado más crudo hasta el momento. . Es el tipo de canción de amor en clave menor que crece lentamente y que puede hacer temblar el labio inferior de los oyentes, trazando un vínculo que te hace “querer bailar” y “querer llorar” al mismo tiempo.

Ese amor, por supuesto, es del tipo de recién nacido. Habiéndose comprometido (al más puro estilo independiente) en el escenario del festival Green Man en 2019, Jackson marcó otro hito con el nacimiento de su hijo el año pasado. Canalizarlo en su producción puede parecer un desafío, dada la calidad a menudo despreocupada de la música de Big Moon. De hecho, en Love in the 4th Dimension, nominado a Mercury, lanzado en 2017, Jackson y el guitarrista Soph Nathan, el baterista Fern Ford y Celia Archer, la bajista de la banda, hicieron éxitos con toques retro sobre temas que incluían a un hombre que intentaba mejorar el sabor de su semen, con más de un toque de sarcasmo Blur-ish. En su seguimiento de 2020, Walking Like We Do, el Synthpop elegante y molesto del Top 20, se deslizó, pero la ligereza aún burbujeaba justo debajo de la superficie (ver: el video inspirado en la banda de chicos de Take a Piece, o el silenciosamente convincente Your Light). Y, sin embargo, su nuevo esfuerzo, Here Is Everything, suena exactamente como es: el mismo Big Moon pero más viejo, más sabio y que ya no duerme en los sofás durante la gira. “Cuando tienes poco más de 20 años, realmente no necesitas espacio personal”, dice Ford inexpresivamente.

En el sentido de las agujas del reloj desde arriba a la izquierda: Soph Nathan, Juliette Jackson, Fern Ford y Celia Archer de Big Moon.
En el sentido de las agujas del reloj desde arriba a la izquierda: Soph Nathan, Juliette Jackson, Fern Ford y Celia Archer de Big Moon. Fotografía: PR

A pesar de una marcada reducción en la mirada lateral, en persona conservan la misma energía efervescente, no solo terminando las oraciones del otro, sino que a menudo se turnan para formar un pensamiento completo juntos, como si jugaran el juego infantil en el que escribes una oración y doblas una pedazo de papel antes de pasarlo. Sobre el tema de incorporar el trauma relacionado con el nacimiento en la música, es intrigante ver cómo responden. “Debería tener permiso para [write songs] cómo quiero, y tener cierta distancia de su tema”, dice Archer. “No necesito dejar que evalúes mi terapia”.

“Ese debería ser el punto principal”, agrega Nathan. Aunque fue Jackson quien se convirtió en madre, y es la letrista de la banda, cuando todos se deslizan en primera persona mientras toman un café, se siente como una experiencia compartida.

Dejando a un lado la psicología del sillón, una cosa es cierta: la banda está muy, muy agradecida de estar de vuelta. La pandemia golpeó justo después del lanzamiento de Walking Like We Do y desbarató sus planes, junto con los de la mayoría de la industria de la música. “¿Íbamos a tocar en el Royal Albert Hall?” pregunta Jackson, desconcertado, cuando recuerda los planes que se desecharon de la noche a la mañana. “De vez en cuando alguien dice: ‘Te venía todo ese año’, y lo odio. Es como, en realidad no me di cuenta de todas las cosas que podrían haber sucedido hasta que me lo dijiste”. Se encontraron otros trabajos (Archer trabajaba en una granja, Ford y Nathan hacían trabajos de entrega y, er, Jackson hizo una versión de una canción de Woody Guthrie con Courtney Love). Las lecciones de música se impartieron en línea y se establecieron más actividades paralelas, hasta que la banda pudo reunirse.

Admiten que no estaban contentos con su intento inicial en el nuevo álbum. (“Era esta cosa llena de bultos del pasado con lo que no estábamos lidiando”, dice Jackson). Afortunadamente, Ford había construido un estudio en su apartamento durante la pandemia, y la banda autoprodujo su segunda versión del álbum, impulsada por por un suministro interminable de té y con el bebé a su lado. “Construirlo fue un jodido dolor de cabeza”, dice Ford sobre la configuración de su hogar. “Pero me alegro de haberlo hecho”. Jackson engrandece a su compañero de banda. Esa es la materia de los sueños. Eso es bastante importante”. “Háganos saber si necesita un carpintero… o un productor”, agrega Nathan con una sonrisa.

El proceso fue, dice Jackson, “realmente especial. La libertad de poder hacer lo que queríamos y tener suficiente tiempo para hacerlo se sintió realmente bien”.

Desde la izquierda: Celia Archer, Fern Ford, Juliette Jackson y Soph Nathan de Big Moon actúan en Finsbury Park, Londres.
Desde la izquierda: Celia Archer, Fern Ford, Juliette Jackson y Soph Nathan de Big Moon actúan en Finsbury Park, Londres. Fotografía: Alberto Pezzali / Invision / AP

Las alegrías y las desesperaciones en el disco son a menudo tan evidentes como la fotografía de embarazo al estilo Beyoncé de Jackson en la portada del álbum. En Wide Eyes, la compositora Jessica Winter la ayudó a burlarse de su amor y agotamiento en versos duros y un coro, mientras que 2 Lines es una contemplación tensa y holgazana de la fase temprana de la paternidad cuando “es demasiado pronto para gritar, no hay fanfarria todavía”. ” – y High and Low de hecho plantea esa pregunta del millón de dólares sobre la privación del sueño. En Ladye Bay, la “cabeza de bola de boliche” del bebé es un remate memorable, pero en otros lugares el concepto de maternidad es más indirecto. “Hay pistas que simplemente suenan como una canción pop pero que, para mí, están envueltas en cadenas gigantes, efervescentes y enredadas de sentimientos que son mucho más que eso”, dice Jackson. “Soñar despierta se trata de amamantar: sentarse allí aturdida y pasar todo el día exhausta durante meses”. Eso es todo lo que haces, día y noche. Tuve una experiencia muy mala amamantando, no podía hacerlo, y estaba pasando por este período de pérdida. Fue como un duelo. Con la canción, estaba tratando de hacerla agradable para mí y, supongo, recuperarme un poco. Aléjate un poco de eso escribiendo una canción que quisiera bailar”.

Jackson es sincera acerca de lo difícil que ha sido encontrar las cosas a veces y la escasez de ayuda para los nuevos padres. “La atención oficial que te brindan no es suficiente”, dice ella. “Estás pasando por este colapso hormonal masivo, y está oscuro”. Ella cita una entrevista que Olivia Colman le dio a The Guardian, donde el actor dijo que no conocía a nadie que no haya tenido “un poco de depresión posparto”. “Realmente entendí eso”, agrega. “Es muy difícil estar al tanto de las cosas. Tiene que haber más apoyo”. La conversación continúa durante algún tiempo, con los compañeros de banda de Jackson tan apasionados como ella por hacer que la industria de la música, y el mundo en general, sea más manejable para los nuevos padres.

Tienes la sensación de que, aunque desafiante, los últimos años finalmente han acercado a la banda. Si bien Wide Eyes es una canción sobre su quinto miembro no oficial, el video se centra en Big Moon volviendo a estar juntos, sin desinfectante de manos, para realizar un apretón de manos elaboradamente coreografiado ideado por el colaborador frecuente Louis Bhose. “Después de todo el trabajo duro, era el momento perfecto para algo así”, dice Nathan.

Archer asiente: “Cuando juegan juntos, obtienen oxitocina, esa hormona del abrazo. Mirarnos a la cara, cantar estas palabras realmente hermosas y tomarnos de la mano… fue muy agradable”.

Jackson continúa con el tema, como es costumbre en la banda. “No creerías cuántas veces nos dimos palmadas en las manos”, dice entre risas. “Tenía moretones en los brazos por tratar de hacerlo bien. Fue grandioso. Me encantó.”

Here Is Everything se estrena el 14 de octubre; The Big Moon gira por Reino Unido del lunes 19 al 28 de septiembre y del 12 al 20 de octubre.

Leave a Comment