Drake: Honestly, Nevermind Reseña del álbum

La composición de canciones de Drake alcanza un punto dulce particular cuando elige el narcisismo sobre la autoconciencia. Podría decirse que ha llevado a su rasgo más definitorio: los drakeismos increíblemente específicos y memorables, que a veces se entregan con la creencia de que son profundos, lo que también los hace involuntariamente divertidos. Piensa en los detalles melodramáticos y de autodesprecio que llenan Cuídate (“Creo que soy adicto a las fotos de desnudos/y a hablar de las perras que casi tuvimos”); la diatriba de mierda al final de “Diamonds Dancing”; el mito mafioso haciendo en Si estás leyendo esto, es demasiado tarde (“Yo pido esa Pasta Alfredo/Luego como en la cocina como si fuera de la mafia”). Incluso en Puntos de vista, su álbum más serio, su ego está tan engreído que seguramente debe saber lo ridículo que suena. Pero tal vez no.

En los últimos años, el creciente deseo de Drake de participar en la broma ha hecho que su escritura sea mucho menos emocionante. Así es como terminamos con el desafío de baile viral “Toosie Slide”, el fracaso del lanzamiento, la desesperación del 2021. Chico amante certificadoy ahora la naturaleza de altibajos de su nuevo álbum Honestamente, no importa. El álbum entrelaza estilos como el house y el club de Baltimore y Jersey en su base malhumorada y descolorida. Suena refrescantemente diferente a cualquier otro álbum de Drake, y trae de vuelta su truco favorito de legitimar el cambio de tendencia al reclutar pesos pesados ​​​​del género en su órbita: el DJ sudafricano Black Coffee y el camaleónico productor electrónico Carnage (bajo su alias Gordo) ambos. tienen importantes contribuciones a la producción. Es ligero y alegre, y las canciones fluyen entre sí como una mezcla de DJ, no muy diferente a la de 2017. Mas vida. Todo esto debería funcionar, pero se siente un poco vacío por una razón evidente: la escritura de Drake carece de su entusiasmo anterior.

Honestamente, no importaLa línea más memorable de no está realmente en el álbum. En una nota llorosa de Apple Music que acompañó el lanzamiento, escribió: “No puedo recordar la última vez que alguien colgó el teléfono, me miró a los ojos y me preguntó mi percepción actual sobre los tiempos”. Es hilarante, un nivel de autoobsesión y engaño que falta en el registro. En “Calling My Name”, donde un ritmo house palpitante hace todo el trabajo, Drake habla sobre el amor perdido con detalles que equivalen a: “Eres mi agua, mi refresco/Quítate la ropa, alivia la presión”. Cuando no está diciendo nada que valga la pena, tiendes a acercarte a su canto, pero su voz es demasiado monocorde para llevar la carga. Del mismo modo, en “Down Hill”, producido por 40, sus letras sobre el desamor están llenas de banalidades. En el pasado, su salto de género, aunque diluido, se hizo singular a través de su escritura. Sin eso, te quedas con una versión plana de un sonido preexistente superior.

Leave a Comment