Alabama ejecuta a Joe Nathan James Jr. mediante inyección letal

ATMORE, Ala. –

Un recluso de Alabama condenado por matar a su ex novia hace décadas fue ejecutado el jueves por la noche a pesar de las súplicas de la familia de la víctima para que le perdonara la vida.

Joe Nathan James Jr. recibió una inyección letal en una prisión del sur de Alabama después de que la Corte Suprema de Estados Unidos denegara su solicitud de suspensión. Las autoridades dijeron que fue declarado muerto a las 9:27 pm después de que el inicio de la ejecución se retrasara casi tres horas.

James, de 50 años, fue condenado y sentenciado a muerte en 1994 por la muerte a tiros de Faith Hall, de 26 años, en Birmingham. Las hijas de Hall han dicho que preferirían que James cumpliera cadena perpetua, pero la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, dijo el miércoles que planeaba dejar que la ejecución continuara.

Los fiscales dijeron que James salió brevemente con Hall y se obsesionó después de que ella lo rechazó, acosándola y acosándola durante meses antes de matarla. El 15 de agosto de 1994, después de que Hall salió de compras con un amigo, James entró a la fuerza en el apartamento del amigo, sacó un arma de su cintura y le disparó a Hall tres veces, según documentos judiciales.

Las dos hijas de Hall, que tenían 3 y 6 años cuando mataron a su madre, dijeron que querían que James cumpliera cadena perpetua en lugar de ser ejecutado. Los familiares no asistieron a la ejecución.

“Hoy es un día trágico para nuestra familia. Tenemos que revivir el dolor que esto nos causó hace muchos años”, se lee en el comunicado emitido a través de la oficina de la representante estatal Juandalynn Givan. Givan era amigo de Hall.

“Esperábamos que el estado no quitara una vida simplemente porque una vida fue quitada y hemos perdonado al Sr. Joe Nathan James Jr. por sus atrocidades hacia nuestra familia… Oramos para que Dios nos permita encontrar sanación después de hoy y que algún día nuestro sistema de justicia penal escuchará los llantos de familias como la nuestra, incluso si va en contra de los deseos del estado”, se lee en el comunicado de la familia.

Ivey dijo el jueves que siempre considera profundamente los sentimientos de la familia y los seres queridos de la víctima, pero “siempre debemos cumplir con nuestra responsabilidad ante la ley, la seguridad pública y la justicia”.

“Faith Hall, víctima de acoso repetitivo, amenazas graves y, en última instancia, asesinato a sangre fría, fue arrebatada de esta tierra demasiado pronto a manos de Joe Nathan James, Jr. Ahora, después de dos condenas, una decisión unánime del jurado y casi tres décadas en el corredor de la muerte, el Sr. James ha sido ejecutado por asesinato capital y se ha hecho justicia para Faith Hall.

Dijo que la ejecución envía un “mensaje inequívoco de que Alabama apoya a las víctimas de la violencia doméstica”.

La ejecución comenzó unos minutos después de las 9 pm CDT luego de un retraso de casi tres horas. James no abrió los ojos ni mostró ningún movimiento deliberado en ningún momento durante el procedimiento. No habló cuando el alcaide le preguntó si tenía algunas palabras finales. Su respiración se volvió dificultosa, con respiraciones profundas y palpitantes, y se hizo más lenta hasta que ya no era visible.

El comisionado de correcciones de Alabama, John Hamm, respondiendo a una pregunta sobre por qué se retrasó la ejecución, dijo que el estado es “muy deliberado en nuestro proceso para asegurarnos de que todo salga según lo planeado”. No dio más detalles. Hamm también dijo que James, que no mostró ningún movimiento en ningún momento, no estaba sedado.

La ejecución tuvo lugar en una prisión que alberga el corredor de la muerte del estado. Un recluso puso carteles en la ventana de una celda llamando a la ejecución un “asesinato”.

Un jurado del condado de Jefferson condenó por primera vez a James por asesinato capital en 1996 y votó a favor de recomendar la pena de muerte, que impuso un juez. La condena fue anulada cuando un tribunal estatal de apelaciones dictaminó que un juez había admitido erróneamente algunos informes policiales como prueba. James fue juzgado nuevamente y nuevamente sentenciado a muerte en 1999, cuando el jurado rechazó las afirmaciones de la defensa de que estaba bajo presión emocional en el momento del tiroteo.

James actuó como su propio abogado en su intento de detener su ejecución, enviando por correo demandas escritas a mano y avisos de apelación a los tribunales desde el corredor de la muerte. Un abogado presentó la última apelación ante la Corte Suprema de Estados Unidos en su nombre el miércoles. Pero la solicitud de suspensión fue rechazada unos 30 minutos antes de que comenzara la ejecución.

James pidió a los jueces una suspensión, señalando la oposición de la familia de Hall y argumentando que Alabama no notificó adecuadamente a los reclusos sobre su derecho a seleccionar un método de ejecución alternativo. También argumentó que la negativa de Ivey viola las leyes de libertad religiosa porque el Corán y la Biblia “colocan el concepto de perdón como primordial en esta situación”.

El estado argumentó que James esperó demasiado tarde para comenzar a tratar de posponer su ejecución y “no debería ser recompensado por su intento transparente de engañar al sistema”.

Leave a Comment